Viviendo el carnaval más grande del mundo

Para muchos Río de Janeiro es sinónimo de Carnaval, y es que en realidad son dos palabras que difícilmente pueden separarse, puesto que es en ésta ciudad donde se celebra desde 1723 el Carnaval de Rio, considerado el más grande del mundo. En 2015 reunió a cuatro millones de personas, entre ellos ~1 millón de turistas.

Este evento se lleva a cabo anualmente en el mes de febrero, dura cuatro días y termina antes del miércoles de ceniza. Durante estos días la ciudad adquiere un aire de fiesta, se inunda de música y color por todos lados. La celebración se vive oficialmente en el Sambódromo, donde desfilan durante toda la noche (9 pm- 4 am) las escuelas de samba de la ciudad, las cuales llevan un año preparando las carrozas, los trajes, las coreografías y la música. Al sábado siguiente, en el mismo lugar es el desfile especial con la escuelas campeonas.

Los desfiles comienzan con fuegos artificiales y detrás vienen una a una las escuelas de samba con sus enredos, es decir, la historia que han preparado. Las escuelas están divididas en grupos, cada uno con el mismo traje; las carrozas o alegorías en las cuales van las figuras centrales de cada escuela; y una bateria, que es la banda que toca en vivo la samba de enredo de la escuela, mientras el resto de integrantes la cantan al unísono, liderados por el cantante oficial de la misma.

Algunas de las escuelas más populares son Estação Primeira de Mangueira, Beija-Flor, Mocidade Independiente, Imperatriz, Vila Isabel, Unidos da Tijuca, entre otras.

Otra parte importante del carnaval se vive en las calles con el Carnaval de Rua de Blocos e Bandas, en el cual desfilan más de 400 blocos con la música como variable en común, están en diferentes lugares de la ciudad, con diversas temáticas y horarios, es decir hay para todos los gustos. Yo elegí ir a algunos de los más reconocidos: Cordão de Bola Preta (el más concurrido, recorre la Av. Rio Branco, la principal de Río), Suvaco de Cristo (desfile en el Barrio Jardín Botánico, en línea recta a la axila del Cristo redentor en el Corcovado), Simpatia é Quase Amor y Banda de Ipanema (ambas desfilan en Ipanema).

Estos blocos son un poco locos y desenfrenados, pero creo que hay que vivirlos para completar la experiencia del Carnaval. No se asusten si durante el recorrido un desconocido (hombre o mujer) se les acerca para pedirles un beso, ya ustedes decidirán si caen en la tentación.

Aquí les dejo más fotos del Sambódromo y un par del bloco de Bola Preta (tomadas con el celular, porque no llevaba cámara).

Lo triste es cuando acaba el carnaval, porque es tanta la energía de esos días que uno quiere más, pero como dice Vinicius de Moraes “la tristeza no tiene fin, la felicidad sí“.

A felicidade do pobre parece
A grande ilusão do carnaval
A gente trabalha o ano inteiro
Por um momento de sonho
Pra fazer a fantasia
De rei, ou de pirata, ou da jardineira
E tudo se acabar na quarta-feira.
Tristeza não tem fim
Felicidade sim...

En resumen, el carnaval es un despliegue de imaginación, luces y samba que se debe vivir, porque las palabras y las fotografías se quedan cortas para describirlo. Aún están a tiempo de planear viaje para Rio, el próximo Carnaval empieza el 5 de Febrero de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s